jueves, 4 de diciembre de 2008

Doble entrada

Plagiando la entrada de hace más de un año del ya difunto DarkDarkShadowTractor os hablaré de dos cositas con las que disfruté(?!) hace unos días.


La primera: VII edición del salon del comic [y el manga(WTF!!)] de getxo

Bueno un año mas la semana pasada DarkDarkShadowTractor, King Red y yo fuimos a ese evento que durante todo el año esperamos: El salón del comic de Getxo, que por cierto este año a vuelto a ser el del comic y el manga... debido a haber dividido en dos carpas distintas el manga y el resto de los estilos de comics... esto a supuesto una mejora? Como puntualizó Dark el año pasado, en mi opinión este año tampoco.

La carpa del comic parecía estar increíblemente vacía (este año como no venía Ibañez la cola de firmas resultó ser enana). Aquello parecía muerto, y en las estanterías solo se amontonaban una enorme cifra de comics y aunque había... se notaba mucho la falta de alegría que dan en los puestos esa pila de merchandising de manga y anime. El puesto de espadas, los fanzines y los del Karma, igualito que el año pasado, hoyga, en distintos sitios pero igual. Un sable pistola a 50 €, los cómics porno que tanto gusta leer King Red en distintas estanterías y poca cosa más. ¡¡Compren, compren!! Poco más que hacer.

En cambio en la otra carpa se notaba mucho la falta de espacio y solo se veian otakus por doquier, con sus disfraces y pamplinas. Mirabas los puestos y allí aparecían las mismas figuritas de todos los años, de las cuatro series que en su momento viste y figuritas de series que no conocías de nada. La sección de las maquinitas hasta la bandera, con algún que otro juego bastante malo, en el escenario unos tíos pegándose con espadas de plástico y todo igual de caro e igual que todos los años. La verdad es que antes comprar figuritas era algo entretenido, pero no sé si será la edad, la universidad, el pensar un poco más en el bolsillo o el haber perdido la onda de los últimos estrenos que me han hecho pensar en la cantidad de dinero que he tirado en balde para esas cosas.

Conclusión: La división del salón en dos carpas no da asco. Si, es verdad que molaba mas aquellos salones donde frikazos de todos los estilos se reunían bajo un mismo techo y bien podías ver a un Darth Vader que un Lobezno que un...(a ver que digo que no sea ni Naruto ni Bleach.....) Haruhi... Los que damos asco somos nosotros, por habernos convertido en unos putos viejales amantes de los viejos tiempos. Si este año no nos ha gustado sabemos porque es. Por mí, visto lo visto, no sé si volveré a ir. (a lo mejor por tradición)

Lógicamente, no compré ninguna figurita, pero si un cómic, del que os haré una reseña ahora.



La segunda: MAUS


Ayer tres colegas no fuimos a ver Beowulf, esa película echa digitalmente donde actuan grandes actores de renombre como Anthony Hopkins, John Malcovich o Angelina Jolie. Lo que hice fue terminar de leer Maus, un relato a modo de cómic de las peripecias (si así pueden ser llamadas) de un judío intentando escapar del holocausto, contado desde el punto de vista de su hijo, que es el dibujante del cómic.

La historia es verídica, un biografía del padre del autor, Art Spiegelman, que nos traslada desde 1936 hasta 1945 por todos los rincones de Polonia (Sosnowiec, Dachau, el campamento de Auschwitz). En esta historia veremos como un hombre, Vladek Spiegelman, se las apaña para poder huir de la barbarie nazi mientras va dejando a sus familiares atrás (suegros, cuñados, hijos) por el siempre presente egoísmo de los que como él, también sufrieron aquella matanza.

El punto curioso es que el cómic no busca un planteamiento realista en lo que se refiere al dibujo. Todo el mundo es retratado como un animal: los judíos son ratones, los alemanes gatos, los polacos cerdos y así con el resto de nacionalidades. Puede parecer una tontería, pero ayuda bastante a sumergirse en la historia, ya que los personajes son lo que son gracias a su personalidad y no a su aspecto físico. Es un libro con ilustraciones borrosas, que nos dan un visión de la situación pero nos dejan espacio para la imaginación. Además, entre tanta tristeza, el ver los animales le quita en parte el exceso de morbo.

La reseña, como la gran mayoría de las que he hecho es una auténtica bazofia, pero espero que os sirva para que os hagáis una idea de por donde van los tiros. Para más información entrad aquí.

3 comentarios:

Joe Perkins dijo...

Como se nota que fuisteis el viernes, carapanes. EL sabado habia mucho ambiente en la zona comic gracias a las mesas redondas y las sesiones de firmas ( Salvador Larroca! arf arf). El del manga daba asco, simple y llanamente. Parece ser que para que te gusten los mangas tienes que ser un frikazo enpedernido y cumplir con todos los topicos o no puedes sentirte a gusto alli. Supongo que mi asco se debe a que he evolucionado y ahora me gusta mas el comic que el manga, pero nose nose, algo holia mal en el salon del manga..... a sudor rancio de friki.

King Red dijo...

Que fuerza mayor le empuja a un individuo convertirse en un friki del manga?

superman rojo capitalista dijo...

En vietnam cuando los charlies se retiraban y todabia no habiamos disparado todas nuestras balas americanas con nuestros fusiles americanos o no habiamos manchado de sangre nuestros puñales americanos de sangre vietnamita cogiamos otakus les poniamos un cascabel y los soltabamos en el bosque... para despues cazarlo...